Higiene oral en el niño: métodos y trucos

¡Ya estamos de vuelta en Clínica dental Boquicas! ¿Qué tal el verano? Venimos con las pilas cargadas para contaros más trucos para la salud bucodental de vuestros peques. Todos sabemos la importancia de lavarse bien los dientes a diario, ¿verdad? Conforme pasan los años adquirimos un mayor conocimiento y más responsabilidad, pero, ¿y los de nuestros hijos? ¿prestamos suficiente atención?

El cuidado de la boca del niño es, sin duda, responsabilidad de sus padres, al menos hasta que el niño adquiera la habilidad motora suficiente. Hasta los 8 años, el niño no tiene la destreza manual suficiente como para realizar un cepillado efectivo, por ello, esta tarea tendrá que ser realizada por los padres hasta llegada a esa edad y, a partir de este momento y hasta la adolescencia, es recomendable la supervisión en el cepillado nocturno.

La higiene oral diaria es el factor más importante para la prevención de la caries dental. Cuanto más temprano se empiece con la higiene oral, menores las probabilidades de que el niño desarrolle caries.

MEDIDAS SEGÚN LA EDAD

¿Qué medidas de higiene debemos tener en cuenta en el bebé?

Recién nacido

En el recién nacido, se deberá limpiar las encías después de cada toma. ¿Cómo? En el mercado existen diferentes accesorios para ello, como son los dedales de silicona, toallitas impregnadas con xilitol, manoplas o pañitos especiales, incluso una gasa humedecida en agua.

Además, masajear las encías del bebé permite estimular las funciones orofaciales y ayuda a acostumbrar al bebé a la manipulación de su boca e instaurar un hábito de higiene oral precoz.

Debería hacerse una estimulación oral mínimo 1 vez al día.

 

A partir de los 6-8 meses de edad

Cuando erupcionan los primeros dientes, en torno a los 6 meses de edad, es el momento en el que incorporamos el cepillo dental. Se debe comenzar con el cepillado mínimo 2 veces al día, para el resto de la vida. El más importante es el cepillado antes de dormir.

¿Qué utensilios debería utilizar? Se debe optar por el uso de un cepillo dental con una empuñadura gruesa, cerdas suaves con las puntas redondeadas y un tamaño compatible a la boca del niño.

 

¿Qué medidas de higiene debemos tener en cuenta cuando el niño ya tiene todos los dientes?

A partir de los 2 años

Cuando erupcionen los primeros molares primarios, alrededor de los 18 meses, se recomienda a los padres limpiar con especial énfasis las superficies dentales más susceptibles: las áreas de unión entre la encía y el diente, y las superficies masticatorias.

La posición del adulto debe permitir una buena visibilidad de la boca, manteniendo siempre la cabeza del niño en una posición estable. Los padres pueden colocarse detrás del niño, sentarse en una silla si el niño está de pie o colocar la cabeza de su hijo entre las piernas.

A partir de ahora, que lo tomen como una rutina más dentro de su día es fundamental. Un truco divertido para que los más pequeños se cepillen los dientes (sobre todo cuando empiezan a hacerlo solos) es el cepillado mientras escuchan una canción. Esto les hará vincular el momento del cepillado con un rato divertido y aguantarán la duración de la canción mientras se cepillan y bailan.

 

¿CUÁL ES EL MEJOR TIPO DE PRODUCTO PARA ELLOS?

Existen diferentes tipos de pasta en el mercado y, a veces, como padres no sabemos cuál es la más adecuada, veamos qué debemos hacer…

El punto principal por el que tenemos que saber cómo seleccionar la pasta según la edad es la cantidad de flúor que contiene. En la primera visita, el odontopediatra aconseja qué tipo de pasta se debe utilizar en función del riesgo de caries de cada niño y lo que cambia es su contenido en flúor.

Lo primero que tenemos que indicar a los padres es que a la hora de cuál comprar es que tienen que mirar bien las especificaciones que vienen indicadas en la parte posterior del envase. Tenemos un número que indica la concentración de flúor que tiene la pasta que vamos a comprar seguida de la palabra ppm (partes por millón).

En este sentido, básicamente tenemos en cuenta dos grupos de edad, menores de 2 años y mayores de 2 años.

  • En casos de niños menores de 2 años con bajo riesgo de caries, se puede recomendar el cepillado dental sólo con agua, hasta que aprenda a escupir. También existen pastas dentales infantiles sin flúor o bajo contenido en flúor (500ppm). En niños menores de 2 años de edad pero con alto riesgo de caries, recomendamos el uso de pasta de 1000ppm de flúor en cantidad mínima (“granito de arroz” o “raspada” sobre el cepillo).
  • A partir de los 2 años (una vez que el niño haya aprendido a escupir), es imprescindible el cepillado con una pasta que contenga flúor con una concentración a partir de 1000ppm (1000-1450ppm) en cantidad equivalente a un guisante.

La cantidad de dentífrico a poner en el cepillo depende de la edad del niño/a:

PREGUNTAS FRECUENTES EN CONSULTA

¿Los niños tienen que usar hilo dental?

A partir de que existen contactos entre los dientes y/o molares, es indispensable pasar el hilo dental para lograr una buena limpieza bucal, ya que el cepillo no puede acceder a las zonas interdentales. Incluso en niños con buenos hábitos de higiene bucal, se pueden desarrollar caries interdentales debido a la permanencia de alimentos entre los dientes. Se pueden utilizar flossers (posicionadores de hilo) para facilitar esta tarea a los padres.

Eléctrico o manual: La pregunta que me hacen todos los padres

En cuanto a los cepillos eléctricos, su adecuado manejo requiere aprendizaje ya que su mala utilización puede traducirse en un cepillado ineficaz o incluso nocivo. Por ello, no se recomiendan en menores de 8 años. Cuando se utilicen, deberán tener siempre un cabezal infantil adaptado y una adecuada regulación de las revoluciones.

¿Cuándo podemos empezar a usar el Colutorio o Enjuague bucal?

Los colutorios fluorados son un complemento que debemos añadir al cepillado y al uso de la seda para lograr una higiene oral completa. Ayudan a prevenir las lesiones de caries, pero no deben utilizarse en niños menores de 5-6 años por riesgo de ingesta. El enjuague debe realizarse 1 vez al día, preferiblemente por la noche, después del cepillado, durante 1 minuto. Para lograr el máximo efecto, se recomienda no aclararse con agua, ni comer ni beber nada en los siguientes 30 minutos.  

¿Cuál es la técnica de cepillado más recomendable?

Es importante utilizar un cepillo con cabezal adecuado para el tamaño de boca del niño/a. Tipos:

  • Para limpiar las caras internas y externas realizaremos:
  1. a)  Técnica circular: realiza movimientos circulares con las cerdas del cepillo, procurando abarcar toda la superficie que se esté cepillando.
  2. b)  Técnica de arrastre: coloca el cabezal del cepillo a lo largo de los dientes con la punta de los filamentos en un ángulo de 45 grados contra el borde de la encía, y desliza el cepillo hacia el borde del diente, de este modo eliminaremos la placa acumulada entre el diente y la encía. Repite este movimiento sobre las superficies internas y externas de todos los dientes.
  • Para limpiar las superficies masticatorias colocaremos los filamentos del cepillo sobre éstas realizando movimientos en dirección horizontal.
  • Para eliminar las bacterias de la lengua cepíllala con suavidad, realizando movimientos de barrido de atrás hacia delante, tanto en la zona central como en los laterales.

 

Esperamos que la vuelta al cole esté yendo muy bien y no se os haga muy dura la vuelta a la rutina. Os esperamos el mes que viene en el próximo post de Clínica dental Boquicas

 

Nos leemos pronto, 

Clínica dental Boquicas